24 de septiembre de 2009

Fiestas de otoño

A esta hora ya estará la gente saliendo de misa y preparándose la gran subasta de la Virgen de las Torres. Es hoy la primera fiesta del nuevo curso. El anterior acaba el mismo día que se hace el silencio recién terminadas las fiestas y como por arte de encantamiento hay un olor nuevo en el aire que nos hace ir aceptando poco a poco la nueva realidad.
Así pues esta fiesta de las Torres vendría a colocarnos de lleno en esa nueva dimensión. Está situada, y no por casualidad, en el mismísimo equinoccio de septiembre, y seguramente si pudiéramos rastrear en el pasado con la misma facilidad que en el presente, hallaríamos huellas de antiguos cultos olvidados.
La Virgen de las Torres es una de las patronas de Berlanga, junto a Santa Catalina y la Virgen del Mercado (antes también la del Rosario). La imagen se encuentra en el retablo de la ermita del mismo nombre, que lo fue del antiguo hospital, y todos los años por estas fechas se celebra su fiesta, que es de las mas entrañables del calendario por lo que tiene de original respecto a otras celebraciones y porque era motivo de largos preparativos por parte de la numerosa cofradía.
Acabada la misa, en el tablado instalado en la plaza mayor, se van subastando las ofrendas de los vecinos que van desde pollos, conejos, plantas ornamentales, labores de artesanía, jamones, ristras de ajos... hasta un collar de confetti que hacen las monjas de clausura, que va en último lugar y que es motivo de larga disputa entre los pujantes por ver quien se lo lleva finalmente a su casa y luego tiene el honor de ponérselo a la virgen durante la procesión.
Antiguamente el subastador era uno de los pregoneros. El último que recuerdo fue Clemente Gamarra, pero al venirse abajo la institución secular de los pregoneros, esta labor la han ido haciendo algunos cofrades, unos con más gracia que otros. La formula que se emplea cuando cesan las pujas es la siguiente:
  • Cuatrocientos euros a la una...,
  • cuatrocientos a las dos...,
  • cuatrocientos euros a la tercera...,
  • que buena...,
  • que buena pro le haga.
Expresión, esta última, que sirve para cerrar el trato y darlo por obligatorio; y que se usaba también para saludar a quien estaba comiendo o bebiendo.
Recién estrenado el otoño y el nuevo curso, ya están aquí las primeras fiestas de la temporada. Septiembre es el séptimo mes en la cuenta de Rómulo, y los ritos paganos de esta parte del año están relacionados con Dionisos / Baco, dios del vino; ya que es cuando tiene lugar la vendimia, actividad en franca decadencia en nuestra comarca, pero todavía pujante en la ribera hacia poniente. Homero escribió que sus coetaneos danzaban y recitaban en estos días un "hermoso lamento" sobre los sufrimientos y la muerte del dios de las uvas.
Es tiempo también de celebrar la gloriosa llegada del arcángel Miguel, pesador de las almas, que anda siempre con su balanza en ristre, al que se le dedican las fiestas en Bordecorex y Andaluz este próximo fin de semana.
San Miguel, cuando los higos saben a miel. El refranero es un poco contradictorio, y asi lo mismo nos dice que el veranillo de san Miguel faltará muy rara vez, como que hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo, y en llegando san Miguel te lo vuelves a poner. De cualquier manera, haga frío o calor, que el cuerpo de un celtíbero lo resiste casi todo, lo que no se puede uno saltar son las fiestas de Bordecorex, pueblo pequeño pero de grande hospitalidad, que este año tiene un par de actuaciones musicales que prometen, además del espectáculo del Kata, el cuentacuentos y las exhibiciones del Goyo, el herrero. Aqui tienen un video promocional:
Bordecorex es pueblo que acaba en X, cosa poco frecuente en la toponimia castellana. Casualmente el caudillo Almanzor, que murió por estos predios, había nacido en otro pueblo que tambien termina en X: Torrox. En Soria tenemos también un Moñux y un Urex; en Guadalajara se encuentra un Muduex y un Anguix; otro Anguix en Burgos y además un Perex; un Guadalix en Madrid, un Letux en Zaragoza, un Borox y un Almorox en Toledo. Se nombra un Barrax y un Cancarix en la provincia de Albacete; un Bolvax y un Barranco Molax en la de Murcia; en la de Almería la nómina es amplia: Albox, Alfaix, Alsodux, Benahadux, Enix, Moscolux, Lanjar de Andarax y El Frax. En Alicante, Fanadix, Cox, Sax, Fleix y Elx, mas conocido como Elche. Nos quedan dos en Granada llamados Guadix y Balax y los tres que hay en la provincia de Málaga: además del lugar donde nació Almanzor, se encuentran un Jorox y un Tolox.
Pero la cosa empieza hoy mismo en Berlanga, con esa celebración religiosa con toques paganos. A los que tengan la suerte de estar en Berlanga, en Bordecorex o en Andaluz por estas fechas, que buena pro les haga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario